Encarcelada en su propia casa: Nuria vive en un cuarto piso sin ascensor y no puede andar