Islandia, un paraíso volcánico para el feminismo