Ninguna de las siete asesinadas por violencia machista en 2020 había denunciado a su agresor