El incendio de Tarragona sigue descontrolado y ha quemado ya 6.500 hectáreas