El fuego calcina más de 4.000 hectáreas en Madrid y Toledo