Más de 60 incendios provocados en Galicia, Asturias y Cantabria arrasan más de 500 hectáreas