Los nacimientos caen a mínimos de 1941 y la esperanza de vida registra su máximo histórico: 83,6 años

Bebé recién nacido