Familias demandantes de asilo esperan a las puertas del Samur Social de Madrid un sitio donde dormir