Un centenar de menores se niega a ser trasladado a un campamento para migrantes en Tenerife