La ‘invasión’ que terminó en abrazos: la acogida humanitaria ganó la partida en Ceuta