Cerca de 300 inmigrantes entran a Melilla en uno de los mayores saltos de los últimos años