Tres minutos de ‘visa’ para abrazar a la familia en la frontera