La insólita imagen de las playas valencianas durante la Semana Santa