Jerez de los Caballeros, donde las armas de fuego se convierten en chatarra