Baile, cante y palmas, sin mascarilla, ni distancia social: la juerga flamenca en una calle de Sevilla