El ladrón que la tomó con los trasteros de las fincas de un barrio elitista de Barcelona