El reencuentro en la residencia de Carme y María, hija y madre, tras 81 días sin verse