Magrudis conocía que sus productos contenían listeria desde febrero