Una mañana tranquila en el día del Pilar en Zaragoza: sin colas, pero con ofrendas improvisadas