Las olas de calor derivadas del calentamiento global ya le han costado 16 billones de dólares a la economía mundial desde los años 90

Un escenario de sequía