Un estudio en Reino Unido refleja que la ‘élite contaminante’ alimenta la crisis climática

La élite contaminante