A pesar del volcán, el caos y la incertidumbre la vida sigue en La Palma: "Tenemos que adaptarnos"