Los animales del zoo de París, preparados para recibir al público tras seis meses sin visitas