La Antártida esquiva el virus pero no la contaminación

La Antártida esquiva el virus pero no la contaminación