La Antártida registra la temperatura más alta de la historia