La lluvia y el deshielo hacen milagros: aflora El Bricial, el tercer lago de Covadonga