Los dos caminos de la lava en La Laguna: la destrucción si va al norte y la esperanza si va al sur