Canarias se despide de la calima, pendientes ahora de sus efectos en la salud