La cara norte del volcán de La Palma se derrumba y provoca la emisión de coladas en varias direcciones