El carguero japonés que ha teñido de crudo Isla Mauricio se parte en dos cuando intentaban remolcarlo