Científicos del IGME logran grabar una lluvia de piroclastos “muy cerca” del cono del volcán