La colada arrasa el cementerio de Las Manchas, que queda bajo la lava en tres horas