La lava se frena a sólo unos metros de la iglesia de La Laguna