La colada liberada al derrumbarse la cresta norte del volcán lleva bloques del tamaño de casas de tres pisos