La colada del volcán de La Palma llega al mar por el acantilado de Tazacorte