La colada norte del volcán de La Palma derrumba viviendas que parecían salvadas