Lo que quedará en La Palma tras el paso de la lava es un malpaís: "Lo único fácil será romperse una pierna"