Los daños del volcán superarán los 400 millones y afectarán a las principales actividades económicas de La Palma