Dejar el carbón no es suficiente: las emisiones de CO2 aumentarán por el uso de gas natural y petróleo

Central de carbón en Pekín