Dos jabalíes entran en una tienda de Lugo: “Lo que me faltaba, nuevos clientes”