El río Guadarrama en Madrid, convertido en un vertedero de coches, electrodomésticos y escombros