Los ecologistas denuncian que el Mar Menor se muere después de décadas de abandono del gobierno regional