El volcán de Cumbre Vieja aumenta su poder destructor y amenaza con dejar sin casa a otros 800 vecinos