España se seca: casi una cuarta parte ya es desierto