El incendio de Gran Canaria comienza a remitir tras arrasar más de 10.000 hectáreas