Las llamas arrasan la isla de Eubea, cerca de Atenas, y obligan a evacuar en barco a cientos de personas