Las autoridades australianas, desbordadas por incendios “incontrolables”