Una 'isla' de 150 kilómetros cuadrados de piedra pómez podría regenerar la Gran Barrera de Coral australiana