Lanzan dos vagones de un tren descarrilado al río Sil para dejar libres las vías