La lava del volcán de La Palma dio un acelerón final: se precipitó al mar a 350 metros por hora